gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura
lunes 23 julio 2018

Gestión de la memoria marítima

  • Fachada del museoInstitución dependiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, el Untzi Museoa-Museo Naval, abrió sus puertas al público el 23 de mayo de 1991, contando con una definición previa de objetivos: contribuir a la tarea de conservación, estudio y divulgación del legado marítimo del País Vasco.
  • Siendo el mar uno de los factores preponderantes en la configuración de la sociedad vasca y ámbito en el que ésta adquiere una mayor proyección exterior, resultaba patente la insuficiencia de equipamientos museísticos relacionados con el tema. La necesidad de contar con un centro destinado a la salvaguarda, investigación y difusión de la historia y el patrimonio marítimo no podía ser cuestionada.
  • Partiendo de un esquema de reutilización de la Casa-Torre del Consulado como museo, presentado por la Sociedad Oceanográfica de Gipuzkoa, el Departamento de Cultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa elaboró a finales de los años ochenta un proyecto museístico que daría origen al Museo Naval.
  • Las áreas de exposición permanente del Museo abarcan dos de las tres plantas del edificio ofreciendo al público una visión general de la relación del País Vasco y el mar, resaltando los aspectos concernientes a la construcción naval. En la planta alta se sitúan los servicios de administración, biblioteca, videoteca y archivo documental, además de una ala polivalente utilizada preferentemente para exposiciones temporales o talleres pedagógicos.
  • Desde su apertura el centro viene siendo gestionado por la empresa de servicios culturales Airu Z. K., cuyos técnicos ya habían intervenido previamente en el desarrollo y ejecución del proyecto. La adjudicación de dicha gestión se efectúa mediante sucesivos concursos públicos convocados por el Departamento de Cultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa, organismo que se encarga de aprobar y supervisar periódicamente los programas de intervención cultural.
  • Actividades educativas

  • Actividades educativasEl Untzi Museoa cuenta con un Servicio de Educación que atiende a la amplia diversidad de públicos (sistema educativo formal, colectivos con necesidades específicas, público en general) mediante la preparación previa de las visitas, contando con cuadernos y maletas pedagógicas. Las actividades dirigidas al sistema educativo formal se plantean teniendo en cuenta los programas escolares y las necesidades reales de los diversos centros.
  • El Museo presta atención al público con discapacidades físicas y psíquicas, y colectivos diversos afectados de exclusión social, organizando anualmente una actividad pedagógica adaptable a las características de los diferentes grupos. Ya en 1991 el Museo comenzó a trabajar con entidades como ATZEGI (Asociación Guipuzcoana en Favor de las Personas con Retraso Mental), ONCE, Centro Penitenciario de Martutene, Proyecto Hombre, Centro de Salud Mental de Donostia, Educadores de Calle de Alza, etc.
  • Actividades educativasEl Servicio de Educación ha incidido especialmente en las áreas relacionadas con la historia y el patrimonio, pero también se ha interesado por la esfera mítica y literaria de la cultura marítima mediante la escenificación participativa de narraciones de diferente tipo. También se ha preocupado por dar a conocer la situación actual de las industrias marítimas y los problemas medioambientales relacionados con el mar y los ríos.
  • La educación para la paz ha estado asimismo presente en las actividades del centro. Éste fue el caso del programa realizado en 1998, en colaboración con Gesto por la Paz de Euskal Herria, para la exposición “Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi, 1936-39”.
  • Además de la visita guiada a la exposición permanente, el Servicio Educativo ofrece los siguientes programas educativos: "Cuento del abuelo de Txomin", "La caza de la ballena", "Las artes de pesca", "ntroducción al patrimonio","Elcano ¿qué rumbo llevas?","Las rosas del viento", "Itinerario histórico-literario por San Sebastián","Ruta barojiana", Taller multisensorial etc.
  • actividades educativasEl Museo ha servido también como centro de prácticas para los alumnos de la Escuela de Magisterio de la Universidad del País Vasco, estudiantes de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Deusto (Postgrado en Gestión de Recursos Culturales, Campus de Donostia), alumnos del Centro de Artes Plásticas y Diseño Kunsthal y voluntarios de Proyecto Hombre de Gipuzkoa.
  • Participación, fomento de la creatividad, transmisión de conocimientos y emociones son los conceptos-guía que se manejan en el diseño de los programas pedagógicos.
  • Investigación y publicaciones

  • El popular Buzo de la calle Miracruz, llega al museoLa investigación constituye uno de los pilares de la actividad del centro. El Museo edita “Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco”, publicación periódica que ha contribuido a impulsar la investigación sobre temas históricos y antropológicos relacionados con el mar. La revista cuenta con tres secciones diferenciadas: 1) tema monográfico ampliamente desarrollado, 2) estudios sobre los fondos del Museo y 3) investigaciones diversas. Hasta el momento se han publicado cinco números centrados respectivamente en los siguientes temas: nº 1) estado de la cuestión de los estudios marítimos, nº 2) construcción naval, nº 3) pesca, nº 4) transporte y comercio marítimos y nº 5) guerra marítima, corso y piratería.
  • La situación actual de los diferentes sectores económicos relacionados con el mar también ha sido objeto de diversos estudios. Es el caso de la industria conservera, la construcción naval o la actividad pesquera. Estos trabajos de investigación han conllevado generalmente el estudio paralelo del estado actual del patrimonio industrial del sector analizado.
  • Buena parte de los trabajos de investigación promovidos por el Museo han estado ligados a las exposiciones temporales. Entre ellos podemos destacar: “Pasaia. Memoria histórica y perspectivas de futuro”, “Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (1936-39)”, “Las conservas de pescado en el País Vasco. Industria y patrimonio”, “Los Baroja y el mar. Homenaje a Julio Caro Baroja”, “Itsas Marruma. Viejas imágenes fotográficas del litoral vasco (1850-1960)” o “La memoria sumergida. Arqueología y patrimonio subacuático vasco”.
  • Otras publicaciones obedecen a un planteamiento marcadamente divulgativo aunque también incluyen aportaciones novedosas al conocimiento de los temas: “Antonio de Gaztañeta (1656-1728)”, “Itsas aurrean. El País Vasco y el mar a través de la historia”, “Los barcos del Oria”, “Bajo pólvora y estrellas. Churruca y otros marinos vascos de la Ilustración”, “El mar en la obra de José Ortiz-Echagüe”, “Las embarcaciones tradicionales ante el nuevo milenio”, “Itsas Marruma. Viejas imágenes fotográficas del litoral vasco (1850-1960)”.
  • Exposiciones temporales de producción propia

    Tarjeta de la exposición Los Baroja y el mar, Homenaje a Julio Caro Baroja
  • Con el propósito de divulgar la historia y el patrimonio marítimo se han realizado diversas exposiciones temporales. Entre ellas podríamos destacar las siguientes: “Antonio de Gaztañeta (1656-1728)”, “Euzkadiko Gudontzidia. La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (1936-39)”, “Bajo pólvora y estrellas. Churruca y otros marinos vascos de la Ilustración”, “Las conservas de pescado en el País Vasco. Industria y patrimonio”, “Los Baroja y el mar. Homenaje a Julio Caro Baroja”, “Anatomía de un navío del siglo XVIII. El Álbum de Juan José Navarro”, “Pasaia. Memoria histórica y perspectivas de futuro”, “Las embarcaciones tradicionales ante el nuevo milenio”, “Itsas Marruma. Viejas imágenes fotográficas del litoral vasco (1850-1960)”, “Marea negra”, “La memoria sumergida. Arqueología y patrimonio subacuático vasco” o “Estropadak. Carteles de regatas de traineras”. Dado el esfuerzo financiero y la carga de trabajo que suponen para un centro de exiguos recursos económicos y humanos como el Untzi Museoa, conviene señalar que la mayor parte de las exposiciones temporales realizadas han sido de producción propia.
  • Exposición temporal Museoaren lan ixila. Muestra de adquisiciones y donaciones 1993-1997Las exposiciones conllevan –tal como ha quedado indicado más arriba– la edición de monografías que además de ampliar su alcance divulgativo, implican generalmente una nueva aportación al conocimiento del tema tratado. Es de resaltar además que buena parte de las exposiciones temporales efectuadas han supuesto para el centro un enriquecimiento de sus colecciones puesto que la localización de materiales a exponer brinda a menudo la ocasión de obtener, por vía de compra o donación, objetos y documentos de interés patrimonial.
  • Recuperación y protección del patrimonio

  • La preocupación por la salvaguarda de elementos relevantes de cultura material, soporte físico de la memoria histórica vinculada al mar, ocupa un lugar preeminente en el horizonte de trabajo del Museo Naval.
  • Draga Jaizkibel, propiedad del puerto de Pasaia. La intervención del museo evitó su desguaceAunque la labor de recuperación patrimonial desarrollada por el Museo desde 1991 ha venido muy condicionada –en ritmo, método y alcance– por las limitaciones presupuestarias y por las dificultades de localización de espacios de almacenamiento adecuados, creemos que los logros alcanzados son apreciables. Tanto la biblioteca como la videoteca y el archivo documental han crecido considerablemente en los 15 años de vida del centro y lo mismo cabe decir a propósito del resto de las colecciones, abiertas siempre a la incorporación de todo tipo de materiales significativos: grabados, pinturas, fotografías, postales, carteles, manuscritos, libros, cartas marinas, planos, instrumentos de navegación, embarcaciones, objetos etnográficos, elementos de patrimonio industrial, etc.
  • La recuperación y protección de embarcaciones ha sido sin duda uno de los campos de intervención que ha requerido mayor esfuerzo. Curiosamente, aunque resulta obvio que los barcos constituyen un integrante básico del patrimonio marítimo, en Gipuzkoa y Bizkaia el desinterés al respecto era, a comienzos de los años noventa, casi absoluto. Las limitaciones del trabajo realizado por los centros de protección patrimonial en este campo ya habían quedado expresivamente expuestas por Julio Caro Baroja en 1973: “Extraño tradicionalismo el nuestro: siempre verbal, conceptual. Nunca expresado en amor material, físico, al pasado”.
  • Transporte de una gabarra del BidasoaLa primera actuación destacada en este campo tuvo por objeto la protección de la “Jaizkibel”, draga de la Autoridad Portuaria de Pasajes construida en los astilleros Euskalduna de Bilbao en 1933-34. En 1991 –contando con la colaboración de la Asociación Vasca de Patrimonio Industrial– se consiguió evitar su desguace y dos años después el Gobierno Vasco la declaraba Bien Cultural de Interés con categoría de Monumento. Era la primera vez que en España se otorgaba semejante rango patrimonial a una embarcación.
  • Otra intervención reseñable –también efectuada en 1991– vino a ser la adquisición de la merlucera “Lagun Artean” de Hondarribia, unidad representativa de la pesca artesanal “al pincho”. Solventadas las dificultades administrativas que se plantearon, la recuperación de esta embarcación sirvió para difundir entre la población el concepto de patrimonio flotante –amarrada junto al Museo se utilizaría durante varios años como recurso pedagógico– y sirvió de referencia para abrir un cauce en la legislación española que facilitaría la adquisición de embarcaciones pesqueras destinadas a usos culturales, sin pérdida de las ayudas destinadas por la Unión Europea a la reestructuración de las flotas.
  • Asimismo en 1991 el Museo puso en marcha un inventario del patrimonio marítimo que en su primera fase estuvo centrado en las embarcaciones. Este inventario resultó de gran utilidad de cara a seleccionar aquellos barcos que por sus características constructivas y tipológicas merecían ser conservados.
  • Desgraciadamente esta labor de salvaguarda había comenzado con excesivo retraso. Las pérdidas resultaban irreparables. En 1991, año en que el Museo se pone en marcha, ya no era posible localizar ni una sola embarcación que diera testimonio de cómo eran las embarcaciones de vela dedicadas a la pesca o al transporte. Los veleros de cabotaje, las traineras de pesca, las lanchas caleras o las chalupas boniteras habían desaparecido por completo. Tampoco existían ya barcos de vapor.
  • En cualquier caso, en 1991 podían localizarse todavía embarcaciones de interés, claramente entroncadas con las viejas tradiciones constructivas, y en consecuencia, ese mismo año, se dio inicio a un proceso de adquisición de unidades representativas. Hasta el momento presente el Museo lleva adquiridas un total de 24 embarcaciones de pequeño y mediano tamaño en su mayor parte directamente relacionadas con actividades pesqueras, aunque también se incluyen embarcaciones portuarias y de recreo.
  • Por falta de espacio disponible en la actual sede del Museo, ninguna de las embarcaciones recuperadas ha podido ser incorporada a la exposición permanente. Por el momento todas ellas se hallan depositadas en diversos locales propiedad de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Cabe esperar que la reinstalación del Museo en un emplazamiento que permita mostrar en debidas condiciones el patrimonio adquirido no se demore en exceso. En cualquier caso conviene dejar claro que el trabajo de recuperación de embarcaciones no se ha efectuado con miras a una inmediata exposición pública, sino que se trataba, ante todo, de preservar una muestra representativa de nuestra tradición naval (principales tipos de embarcaciones marítimas y fluviales utilizadas en el País Vasco), posibilitando, cuando menos, que las generaciones futuras puedan acceder a su conocimiento y disfrute.
  • La calidad como meta

  • La calidad como metaEl objetivo de mejora constante de la calidad de los servicios y actividades del centro implica una labor de análisis y evaluación de la oferta cultural. El Servicio de Educación apoya sus actividades en un sistemático seguimiento de los programas pedagógicos mediante encuestas. Entre 1996-97 se llevó a cabo un estudio del público individual –posiblemente el primero realizado en un museo vasco– que incluía la observación directa del comportamiento del visitante en su recorrido. En colaboración con la Facultad de Pedagogía de la Universidad del País Vasco se realizó en 1998 un estudio dirigido a un mejor conocimiento de los grupos escolares. También en colaboración con el ámbito universitario (curso de Postgrado de Gestión de Recursos Culturales de la Universidad de Deusto, Campus de Donostia) se elaboró en 2000 un programa de implantación de un plan de calidad, y en 2001, la evaluación de la calidad de una exposición temporal.
  • Este conjunto de estudios y análisis ha conducido a detectar deficiencias y establecer, en la medida de lo posible, medidas de corrección. En el empeño de alcanzar una mayor calidad en las distintas áreas de trabajo se ha contado con el inestimable apoyo económico, técnico o cultural proporcionado por diversas entidades públicas y privadas: Gobierno Vasco, Diputación Foral de Bizkaia, Gipuzkoa Donostia Kutxa, Ayuntamientos de Orio, Mutriku y Pasaia, Universidad del País
    Vasco, Universidad de Deusto, Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, Sociedad de Ciencias Aranzadi, Eusko Ikaskuntza, Puerto de Pasaia, Norpesco, ATZEGI, Proyecto Hombre, Emaús Fundación Social, ONCE, Gautena, Museo Naval de Madrid, Museo Marítimo del Cantábrico, Museu Marítim de Barcelona, Sociedad Oceanográfica de Gipuzkoa, Museo del Pescador de Bermeo, Musée de la Marine de París, Musée du Bateau de Douarnenez, Museo Marítimo de Amsterdam, Museo Marítimo de Stavanger... A todos ellos, así como a las numerosas personas que han dado al Museo lo mejor de su trabajo y su amistad –más adelante se incluye una relación, sin duda incompleta–, nuestro agradecimiento más sincero.
  • El museo cuenta con una biblioteca especializada abierta a todo tipo de públicoTras quince años de actividad en los que el Untzi Museoa se ha manifestado como eficaz instrumento de recuperación, investigación y difusión del patrimonio marítimo vasco, creemos que resulta legítimo expresar un cierto grado de satisfacción, pero es necesario añadir, a renglón seguido, que en el tiempo transcurrido sólo se ha cubierto una etapa. Las limitaciones estructurales y espaciales que presenta la vieja y entrañable Casa-Torre del Consulado para uso museístico conducen necesariamente a pensar en unas instalaciones que –por dimensiones, dotación presupuestaria, colecciones, equipamiento humano y tecnológico–, estén a la altura del museo marítimo que el País Vasco necesita.
Licencia Creative Commons. Pulse aquí para leerla
2006 Kultura Zuzendaritza Nagusia - Gipuzkoako Foru Aldundia.
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net